Noticias

Una introducción al concepto de Lucha de clases de Marx

      

Un día como el de hoy pero hace 199 años nacía uno de los más grandes pensadores de occidente: Karl Marx. Sus teorías filosóficas sobre la historia, la economía, la ciencia política y la sociología han representado un enorme aporte para los estudios de la historia humana. De la mano de Friedrich Engels, Marx fue el precursor del socialismo científico, el comunismo moderno y del materialismo histórico, pero uno de sus planteos más destacados fue el concepto de Lucha de clases.

El pensamiento de Marx es resultado de la conjugación de tres importantes corrientes ideológicas: la filosofía hegeliana, la economía política inglesa y el socialismo francés. Ideas que transformó para fundar su propia concepción del mundo que dibujó a través de las conocidas teorías marxistas.

Sus comienzos

Nacido en Prusia en 1818, en el seno de una familia de clase media, Karl Marx estudió en la Universidad de Bonn y en la Universidad Humboldt en donde comenzó a demostrar un fuerte interés por diferentes ideas filosóficas y políticas. Tras finalizar sus estudios, convencido de la necesidad de expresar sus ideas al mundo, comenzó a escribir para el diarioRheinische Zeitung sobre temas referidos a la dialéctica y el socialismo.

Se instaló en París en 1843 donde colaboró con otros periódicos de carácter radical y publicó una serie de libros en colaboración con el pensador Friedrich Engels. Tras su exilio, en el que tuvo que emigrar a Bruselas, comenzó a tener un papel de relevancia en la Liga de los Comunistas, con sus ideas sobre la naturaleza de la sociedad. Fue así que un simple hombre como Marx comenzó a transformarse en referente y más tarde, en un ícono de la revolución social.

El “arquitecto de la ciencia social moderna”

Marx es conocido como uno de los creadores de la ciencia social moderna junto a Émile Durkheim y a Max Weber. Si bien no gozó de grandes reconocimientos en vida, sus ideas fueron una gran influencia para los movimientos sociales que se generaron unos años tras su muerte.

Vladímir Ilich Uliánov, más conocido como Lenin, fue el primero que intentó llevar la ideología marxista a la práctica. A partir de entonces el nombre de Marx fue ineludible a la hora de intentar comprender diferentes fenómenos sociales. Su ideología sigue vigente hasta hoy, a pesar de que fue desarrollada hace más de 150 años y es considerado uno de los hombres más influyentes de la historia.

El marxismo como filosofía muchas veces es visto de manera reduccionista como la “supresión de la propiedad privada”, pero esta idea es una simplificación del verdadero alcance de sus teorías que intentaban explicar, con argumentos muchas veces complejos y abstractos, la estructura social y la evolución de los hombres.

Entre los numerosos escritos que publicó Marx, las más populares fueron el “Manifiesto del Partido Comunista” (en coautoría con Engels) y “El Capital”. Este último, de gran extensión, quedó sin terminar debido a la muerte del autor. En toda su obra el eje principal es la lucha de clases, que intenta explicar la dinámica de la sociedad tras la extensión del capitalismo y sus formas de producción.  

“Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases” – Manifiesto del Partido Comunista

El surgimiento de la lucha de clases

Tras la caída del sistema feudal, las sociedades europeas se vieron envueltas en una serie de grandes cambios a nivel político, laboral y cultural. El trabajo desde las nacientes fábricas generó, en primer lugar, una fragmentación social que obligó a los habitantes de las comunidades a migrar a la ciudad para buscar empleo y en segundo lugar, la creación de un nueva dinámica de trabajo impulsada por fuerzas productivas tecnificadas.

Al nacer la fábrica como espacio de trabajo, se desplazan las pequeñas compañías, los artesanos y comerciantes, dejando lugar a solo dos figuras: el obreroquien será empleado de la fábrica y el patrón, encargado de la fábrica y de sus empleados. Estos cambios fueron el inicio de las diferentes clases sociales, separadas, básicamente, en quienes trabajan y quienes mandan.

La tecnología y maquinaria de las fábricas se hizo cada vez más avanzada, requiriendo mayor mantenimiento y por tanto, capital para poder invertir en ellas. Para los dueños de las fábricas, fue necesariogenerar mayor cantidad de riqueza para continuar creciendo, lo que tuvo como consecuencia que el capital se fuera acumulando en cada vez menos personas, haciendo la diferencia entre las clases aún más evidente.

De acuerdo a lo que se puede extraer de la obra “El Capital”, Marx consideraba que el valor real de cada cosa creada, sea un par de zapatos o una mesa, residía en el tiempo de trabajo que se ha dedicado para producirlas, es decir, las horas hombre invertidas.

Pero para el dueño de los medios de producción (la fábrica), el valor de algo que produce un obrero no puede ser igual al precio que este cobra por sus horas de servicio, dado que se pierde lo invertido tanto en la mano de obra, como en mantenimiento de la maquinaria. Es por ello que el precio de algo es mucho menor a su costo y el obrero percibe un salario menor al capital que produce. Así surge el plusvalor o plusvalía que es la expresión monetaria del valor que el trabajador asalariado crea por encima del valor de su fuerza de trabajo.

“La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas” – Karl Marx, Manuscritos económicos y filosóficos

Esta nueva dinámica de las formas de producción establecidas son las que dan forma a la “Estructura de la sociedad”, de acuerdo al autor. La estructura social es la base económica de esta y comprende las condiciones de producción de una sociedad; las fuerzas de producción y su tecnología y las relaciones de producción, que refiere a la división del trabajo en la sociedad.

La estructura económica es la base social que condiciona a la denominada “Superestructura de la sociedad”, conformada por la cultura, ideología, política y diferentes ámbitos humanos. Estructura y Superestructura mantienen una relación dialéctica, son interdependientes, pero siempre la base es lo económico, lo que significa, de acuerdo a Marx, que el desarrollo de las fuerzas productivas (Estructura) determina nuestras formas de pensar y actuar (Superestructura).

Esta serie de cambios dieron paso a la sociedad moderna separada en dos grandes grupos: los dueños de los medios de producción, capitalistas o poseedores de la propiedad privada, denominados burgueses y los obreros, que no son dueños de los medios de producción y solo disponen de su fuerza de trabajo, llamados proletarios.

Conoce más sobre las ideas de Marx a través del “Manifiesto del Partido Comunista

Burguesía


La burguesía es uno de los dos grupos de esta dicotomía y está conformado por las personas que poseen los medios de producción y por tanto, el poder. Los medios de producción, como las fábricas, por ejemplo, eran herramientas perfectas para la producción de mercancías en serie.

El burgués contrata la fuerza de trabajo de los obreros y entabla una relación de explotación con ellos. Para obtener su ganancia, contrata al obrero pagándole un salario inferior al capital que este genera, acrecentando su riqueza por medio del trabajo ajeno. El burgués de la época de Marx es el antecedente de lo que hoy suele denominarse empresario capitalista.

Proletariado

Es la otra clase social conformada por los obreros que ofrecen su fuerza de trabajo para obtener un salario a cambio. Estos carecen de propiedad sobre los medios de producción, por lo que se les dificulta sobrevivir en el sistema capitalista.

Además de no poseer las herramientas para poder trabajar por sí mismo, el obrero tampoco controla la organización de su trabajo: su propio trabajo le resulta ajeno y lo hace sentirse alienado, lo que hace imposible su realización como persona.

Cambio social


El creciente desarrollo del capitalismo que observó Marx estuvo acompañado por el empobrecimiento de grandes grupos sociales como campesinos, comerciantes y artesanos, que se transformaron todos con el paso del tiempo en parte del proletariado.

El proletariado comienza a darse cuenta de su situación, creando su propia conciencia de clase, elemento clave para el desarrollo de la lucha de clases. Para combatir el sistema explotador en el que está sumergido, el proletario comienza a organizarse con sus iguales en defensa de sus derechos y contra la burguesía: dando inicio efectivamente a la lucha de clases.

En su lucha, el proletariado expresa los intereses de todo su grupo, proponiendo sustituir el régimen burgués por el régimen socialista, que solo será posible a través de una revolución que conquiste el poder. El fin último de la lucha de clases es construir una sociedad socialista y comunista, de acuerdo al marxismo.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.