Noticias

Nueva “generación blandita”, hijos de padres sobreprotectores y permisivos

      
Fuente: Shuttestock

Sin lugar a dudas todos los padres quieren lo mejor para sus hijos y hacen todo lo que está a su alcance para darles una mejor vida y asegurarles un gran futuro. Pero cuando los niños son sobreprotegidos y mimados en exceso se puede generar en ellos una fuerte dependencia, baja autoestima e inseguridad, lo que evita que puedan desarrollar habilidades esenciales para afrontar la vida.

La nueva “generación blandita” está conformada por aquellos niños y niñas sobreprotegidos y mimados en exceso por sus familias. Estos son producto de padres modernos que no quieren que sus hijos pasen las mismas dificultades que ellos han tenido que pasar, razón por la cual los protegen en extremo, no les niegan nada y fuerzan todo su entorno para que el niño siempre esté cómodo y satisfecho.

Para evitarles frustraciones, los padres suelen hacer las tareas escolares de sus hijos, cargar con su mochila, elegir a sus amigos e incluso pelearse con las maestras para que puedan obtener mejores calificaciones. Los niños que nacen en este entorno suelen desarrollar una personalidad dependiente, con baja tolerancia al fracaso, poca autoestima y miedo ante los nuevos desafíos.

En la búsqueda de soluciones inmediatas que garanticen la felicidad de los jóvenes, los padres olvidan darles autonomía y exigirles superación. Los integrantes de la “generación blandita” pueden vivir conformes y a gusto durante muchos años, pero al alcanzar la mayoría de edad y enfrentarse a desafíos como la universidad o el trabajo, no cuentan con la capacidad y habilidades necesarias para superar los nuevos obstáculos con éxito.

De acuerdo al testimonio que Alfonso Aguiló dio al portal El Mundo, estamos ante una generación de niños blandos y menos esforzados, producto del desarrollo de la sociedad y de padres que quieren evitar dificultades y problemas a sus hijos.

Aguiló, autor del libro “Educar el carácter”, aseguró que la clave para la crianza está en el modo de transmitir cómo afrontar la vida. La educación en valores, como ser honrado, justo, trabajador y valiente es algo que hay que inculcar en los niños para que estos puedan integrarlos a su vida en forma de acciones.

Para evitar que los más pequeños sufran en un futuro las consecuencias de la sobreprotección, hay tres estrategias claves que recomienda el blog de Centro de psicología Málaga.

1- Fomentar la autonomía: desde los primeros años de vida del niño es esencial fomentar su curiosidad y exploración en diferentes entornos y actividades y darle tareas de acuerdo a su edad para que haga por sí mismo, como juntar los juguetes, poner la mesa para comer, alimentar a las mascotas, doblar la ropa, etc.

2- Animarlo a realizar nuevas actividades: ya sea realizar una actividad extraescolar, conocer nuevos amigos o cambiar de escuela. Los niños deben enfrentar nuevos desafíos, intentar superarse y sentirse orgullosos de su esfuerzo. Los padres estarán allí para acompañarlos, pero solo para acompañarlos.

3- Brindar ayuda cuando sea necesario: hay que ayudar a los niños siempre y cuando esta ayuda sea imprescindible, pero primero hay que permitir que ellos intenten resolver los problemas solos, para que puedan aprender a desarrollar su capacidad resolutiva y sentirse satisfechos con sus logros.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.