Noticias

Una introducción a la Teoría Lingüística de Saussure

      

Una de las habilidades más destacadas de la especie humana, que los diferencia del resto de las especies, es la capacidad de hablar y construir signos con significado propio. El estudio de este fenómeno está encargado a la Lingüística, la ciencia que estudia el lenguaje humano desde diferentes perspectivas. La figura más importante de la Lingüística, que fue fundadora de esta disciplina como ciencia, fue Ferdinand de Saussure, quien marcó una revolución en el ámbito mediante la publicación de sus teorías.

¿Te interesa estudiar Lingüística?

Más info


Los estudios lingüísticos datan de una larga historia y han evolucionado a través del tiempo enfocándose en diferentes objetos de esa sorprendente habilidad que llamamos lenguaje humano. Desde la antigüedad, el estudio del lenguaje se centró en la gramática y la retórica, por ser los modelos del buen decir y escribir. A partir del siglo XVII el enfoque de la disciplina cambió, pasando por diversas etapas.

Comenzaron a elaborarse las primeras Gramáticas Generales, que buscan principios universales que pudieran explicar cómo funcionaba el mecanismo del lenguaje en su ejecución, dejando a un lado la corrección y viendo esta habilidad como una forma de expresar el pensamiento.

A fines del siglo XVIII surgió un nuevo enfoque historicista, que se dedicó a analizar las mutaciones de la lengua a través del tiempo. El desarrollo de esta lingüística dio paso al nacimiento de un nuevo enfoque denominado Gramática Comparativa y posteriormente, al surgimiento de los Neogramáticos, quienes analizaban la evolución de las lenguas para llegar a leyes generales.


En este contexto es que surge la teoría lingüística de Ferdinand de Saussure, haciendo de esta disciplina una ciencia enfocada en el estudio de los signos, favoreciendo la definición de conceptos concretos, la adopción de un lenguaje técnico y brindando ejemplos mediante analogías tomadas de los juegos y el arte.


Saussure comprendió que uno de los más grandes problemas de la lingüística era que no contaba con un objeto de estudio delimitado y elaboró tres cursos que luego fueron retomados, tras su muerte, para publicar su libro “Curso de Lingüística General”, donde se expone que el objeto de estudio de dicha disciplina es la lengua.


El padre de la Lingüística


Ferdinand de Saussure nació en Ginebra (Suiza), el 26 de Noviembre de 1857 y es conocido en la actualidad como el “padre de la Lingüística”, más precisamente, de la LingüísticaEstructural, debido a que sus teorías dieron comienzo a dicha corriente y sus correspondientes escuelas.


Saussure demostró desde joven una gran habilidad para el estudio lingüístico, lo que llamó la atención de los académicos del área en su época. Los ojos de todos se pusieron en el tras la publicación de sus tesis doctoral denominada  “Sobre el empleo del genitivo absoluto en sánscrito”, que le valió el reconocimiento y el nombramiento de profesor de gramática comparada de la Escuela de Estudios Superiores de París.


Luego de su trabajo docente en dicha escuela, fue nombrado profesor de gramática comparada en la Universidad de Ginebra. En su labor como docente e investigador, dictó tres cursos entre 1906 y 1911, que dieron lugar a la creación del libro “Curso de lingüística general”, obra póstuma del autor, publicada por sus alumnos tras la recopilación de apuntes tomados en los cursos.


Esta obra fue estudiada a por los académicos de la época, quienes encontraron en ella una de las teorías lingüísticas más completas y acertadas de la historia de la disciplina, lo que desató una revolución en el ámbito, situando a Saussure como uno de los más grandes lingüistas de todos los tiempos.


Las dicotomías saussureanas


La obra se centra en la búsqueda del objeto de estudio de la lingüística, que de acuerdo a esta teoría es la lengua. Para probar este punto, Saussure explica en qué consiste el lenguaje y cómo está compuesto, demostrando su teoría mediante diferentes dicotomías.


La primera dicotomía
, y la más relevante, sostiene que el lenguaje puede dividirse en dos partes: la lengua y el habla. La lengua es un sistema cultural, abstracto, compuesto por signos, independiente de la voluntad de los hablantes. Es una suerte de “estructuras mentales” de las cuales el hombre se sirve para expresar ideas. Por su parte, el habla es la realización concreta de la lengua, que sirve para comunicarse con los demás y es un ámbito individual e intencional. El lenguaje, sería entonces, la conjugación entre la lengua (abstracta) y el habla (concreta). Esta primera dicotomía es inseparable en el acto de hablar: sí se pueden estudiar por separado, pero para que haya lenguaje, ambas deben existir.


Otra dicotomía a destacar
de la teoría saussureana es la separación que se hace entre sincronía y diacronía. En este punto de la teoría el lingüista se cuestiona sobre el procedimiento de la lingüística como ciencia, dividiendo su estudio en diacrónico y sincrónico. No se puede estudiar el aquí y el ahora y además hacer historia de la lingüística, por eso es necesario estudiarla desde un punto de vista sincrónico o desde uno diacrónico.


El objeto de estudio de la lingüista es la lengua, el sistema de signos, y si queremos acercarnos a ella tenemos dos formas de hacerlo: ver a la lengua de manera sincrónica, es decir, estudiarla en una determinada época, como un sistema  o verla  diacrónicamente, a través de su evolución, para conocer su historia. Saussure se vuelca a la primera opción, el estudio sincrónico.


Otra dicotomía esencial es la diferenciación entre lingüística externa y lingüística interna. La externa se centra en el contexto de cada lengua como institución social, y como una lengua se relaciona con otras. Por otro lado, la lingüística interna se centra en una sola lengua y en el estudio del sistema de signos, sosteniendo que no se pueden comparar las lenguas debido a que todas son diferentes.


El Signo lingüístico


Otro de los aportes destacados de esta teoría es la idea de Signo lingüístico. Como ya se estableció, la lengua es un sistema de signos, signos lingüísticos y estas unidades son percibidos por el ser humano y esenciales para la lengua y el acto comunicativo.


El signo es una unidad con dos caras, compuestas por un Significante y un Significado. El Significante es la representación sensorial de algo, como por ejemplo una palabra que le da nombre a una cosa: “perro”. El Significado ese el concepto, la representación mental o idea que tenemos sobre algo, en esta caso, sería la idea de un perro, animal doméstico con cuatro patas.


Tanto el Significante como el Significado son dos caras de una misma moneda, están íntimamente unidos y se requieren recíprocamente y conforman lo que Saussure llama Signo lingüístico. Estos signos crean a la lengua como un sistema.


El legado de Saussure


La teoría saussureana generó un cambio de paradigma en la lingüística, haciendo nacer a esta disciplina como una ciencia, con un objeto de estudio propio. Una vez publicada, la teoría influenció en las escuelas de
Praga, Copenhague y Londres.


Gracias a Saussure hoy podemos definir al lenguaje como una facultad innata del hombre, que está compuesta por la lengua y el habla y es la ejecución de ambos lo que nos permite comunicarnos con los demás hablantes del idioma. Si bien se hallaron fuentes manuscritas 40 años después de su muerte que exploran aún más sobre la lingüística y la capacidad de hablar, esta teoría publicada en el Curso representa un enorme aporte a la disciplina y al conocimiento de los seres humanos.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.