Noticias

Desarrollan tridente de programas de cómputo para favorecer la técnica musical

      
Universitarios ponen la tecnología al servicio de la música. Foto: Flickr. Autor: Jorge Franganillo
Universitarios ponen la tecnología al servicio de la música. Foto: Flickr. Autor: Jorge Franganillo
Alumnos del Posgrado en Tecnología Musical de la UNAMcrearon, por separado, un tridente de programas de cómputo aplicados a esa disciplina. Se trata de Modus XXI, Evocanto y Temperamentum, trabajos recepcionales de maestría de Alfonso Meave Ávila y Gisela Gracida Olvera, así como de doctorado de Eunice Padilla León, respectivamente, dirigidos por Felipe Orduña Bustamante, investigador del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) de la UNAM.

Los proyectos realizan aportaciones universales en los ejercicios de música no tonal, la evaluación de cantantes e intérpretes, así como en técnicas de afinación de instrumentos como clavecines y espinetas. Están dirigidos primordialmente a estudiantes de música y se encuentran registrados en el Instituto Nacional de Derechos de Autor.


Modus XXI

El primer programa, tutelado por Felipe Orduña en el Laboratorio de Acústica y Vibraciones del CCADET, es Modus XXI (creación de una aplicación de cómputo generadora de melodías atonales, con la metodología Modus Novus de Lars Edlund); de Meave Ávila, se encuentra en práctica desde 2010.

Es un generador de material para dictados musicales y ejercicios de entonación; es decir, tiene una orientación didáctica, pero cuenta con una peculiaridad, que a diferencia de otros textos, está orientado al estilo que se llama no tonal, es decir, los ejercicios no están en una tonalidad específica, explicó Orduña.

Existe un repertorio musical de la primera mitad del siglo XX que tiene esa característica, pues hubo compositores que rompieron con el esquema tonal, por lo que no hay suficiente material didáctico para entrenar a ejecutantes, instrumentistas y cantantes.

Evocanto

¿Canta o no canta y cómo lo hace? Alejado de connotaciones y subjetividades, Evocanto evalúa de manera contundente las capacidades técnicas de un intérprete vocal.

Esta herramienta para estudiantes, creada por Gisela Gracida Olvera, realiza un análisis acústico de la emisión vocal. Asimismo, evalúa qué tan precisa es la entonación, los armónicos o frecuencias armónicas que componen la voz; además, emprende un análisis de las resonancias del tracto vocal y del vibrato musical.

“No es una propuesta de sustituir al maestro de canto o su criterio perceptual y artístico, es un análisis extremadamente frío, objetivo, preciso y técnico, que complementa la evaluación del docente, que finalmente califica otros aspectos que el software mismo no puede evaluar”, subrayó el investigador del CCADET.

Temperamentum

Temperamentum, de Padilla León, es un auxiliar en la enseñanza de afinación de instrumentos de teclado antiguo.

Su aplicación surge de la inquietud de tener en México una herramienta tecnológica que permita a los músicos y personas interesadas en la teoría y práctica de la afinación y los temperamentos históricos, complementar el estudio de los mismos por medio de una aplicación para Mac y PC, que apoye el aprendizaje y la práctica de afinación de los intervalos puros y temperados.

Los intérpretes de este tipo de instrumentos (típicamente el clavecín), requieren la habilidad de afinarlos, porque a diferencia de un piano que mantiene su entonación durante varios meses, aquéllos están sujetos a diversas cuestiones de entorno y se desafinan, apuntó Orduña Bustamante.

“Lo ideal es que afinemos como en las épocas de la música que se interpreta, incluso tiene que ser específica al repertorio que se ejecuta; por ejemplo, la música italiana del Renacimiento requiere temperamentos determinados”, concluyó.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.