Tuesday :: 21 / 10 / 2014

AdemásBLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROSMAPA DEL SITIO

Noticia

Padece un tercio de mexicanos trastornos del sueño: UAM

La clínica de la UAM que atiende el mal amplió sus instalaciones y equipos, colocándose entre las más importantes en el país.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Los trastornos del sueño afectan de manera grave la salud y el desempeño cotidiano de casi un tercio de la población de México, incluso desencadenando con frecuencia ataques cardiacos o hipertensión, entre otros padecimientos cardiovasculares.

La Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) ?que ha brindado atención médica desde hace más de seis años en la Unidad Iztapalapa? amplió sus instalaciones y equipos, colocándose entre las más importantes del tipo en el país.

Los especialistas universitarios ofrecen servicios en cuanto al diagnóstico y manejo de enfermedades; orientación en higiene de sueño; realización de estudios polisomnográficos, que apoyan la comprensión del problema por medio del registro de parámetros electrofisiológicos que definen los estados de sueño y vigilia; calibración del dispositivo CPAP o presión continua positiva del aire; una opción terapéutica en algunos males respiratorios; polisomnografía diurna en infantes; pruebas de latencias múltiples, y encefalogramas.

La Clínica atiende también a pacientes ?niños y adultos? en las especialidades de Psicología, Neurología, Psiquiatría y Otorrinolaringología, así como en materia de alteraciones en el neurodesarrollo.

Entre otros equipos cuenta con polígrafo para registrar la actividad cerebral, muscular y respiratoria; posee dispositivos de presión aérea positiva continua que evitan la obstrucción de la vía aérea por medio de entrada de aire y son usados en casos de apnea del sueño.

Además dispone de cámaras de Gesell y de un cuarto de estudios polisomnográficos donde se realizan evaluaciones de neurodesarrollo en niños pequeños como parte de protocolos de investigación, algunos de los cuales son desarrollados en colaboración con el Instituto Nacional de Pediatría.

El equipo humano ?conformado por expertos en la obtención y calificación del trazo encefalográfico? proporciona asesoría en Psicología, Psiquiatría y Neurología, entre otras especialidades.

Algunas manifestaciones para identificar los trastornos del sueño son cansancio físico; sueño excesivo durante el día; dificultad para levantarse por las mañanas; problemas para quedarse dormido; varios despertares durante la noche; ronquido o apnea del sueño; sonambulismo; terrores nocturnos; movimiento de piernas o sacudidas violentas; hablar, y rechinido de dientes.

El doctor Javier Velázquez Moctezuma, director general de la Clínica, informó que en este espacio han recibido atención más de 800 personas, la mayoría afectada por la apnea de sueño, que consiste en pausas respiratorias al dormir, ronquido intenso y sueño no reparador.

El paciente experimenta también necesidad de orinar en las noches, sequedad oral y dolor de cabeza, entre otros síntomas.

La somnolencia es causa de un sinnúmero de accidentes, incluidos el ocurrido en la central nuclear de Chernobyl, en Ucrania, y el protagonizado por el buque petrolero Exxon Valdez, señaló el doctor Velázquez Moctezuma; se ha comprobado, afirmó, que una vigilia de 17 horas puede ocasionar los errores que comete alguien alcoholizado.

El doctor Julio Sotelo Morales, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, comentó que el sueño es uno de los aspectos más interesantes de la fenomenología no lineal y responde a una variedad incontable de circunstancias fisiológicas, endócrinas, sicológicas y emocionales que se manifiestan de manera diferente en cada persona.

No hay prácticamente un estado patológico en el organismo cuya función no sea alterada por el sueño, un tema sobre el que hay aún mucho por descubrir, convirtiéndose en un área de estudio fascinante.

La doctora Yoaly Arana Lechuga, coordinadora del Área de investigación de la Clínica, subrayó que casi 20 por ciento de los pacientes pertenece a la población infantil.

Los niños que no duermen bien se caracterizan por un sistema inmune débil; problemas serios de concentración y aprendizaje; manifestaciones de agresión e intolerancia, informó.

Entre otras consecuencias, los infantes registran bajo rendimiento escolar, dificultades para socializar y conflicto en el ámbito familiar.

La mayoría de los menores de edad atendida en la Clínica presentaba parasomnias ?sonambulismo y terrores nocturnos? que ocurren en las etapas más profundas del sueño.


Fuente: UAM





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad