Monday :: 20 / 10 / 2014

AdemásBLOGS | CURSOS | ENCUESTAS | FOROSMAPA DEL SITIO

Noticia

El analfabetismo tecnológico

UIA.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Más imágenes

El analfabeta tecnológico no es sólo quien desconoce cómo usar una computadora. El concepto es mucho más amplio, pues debido a los avances tecnológicos han surgido nuevos alfabetismos. Hoy este término abarca desde una persona que no saber manejar una cámara fotográfica digital, hasta alguien que ignora la forma de enviar un mensaje multimedia por celular, afirmaron académicos de la Universidad Iberoamericana.

La Real Academia Española no tiene una definición al respecto, aunque entiende por analfabetismo una "falta de instrucción elemental en un país, referida especialmente al número de sus ciudadanos que no sabe leer". Y por tecnológico, "un lenguaje propio de una ciencia o de un arte, un conjunto de teorías y técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico; así como un grupo de instrumentos y procedimientos industriales de un determinado sector o producto", lo que tampoco nos dice mucho.

Algunas páginas en Internet se refieren a este término como la incapacidad de algunos individuos para usar las nuevas tecnologías tanto en la vida diaria como en el mundo laboral, lo que, aseguran, no está reñido con la educación académica en otras materias.

Cualquiera puede ser analfabeta tecnológico, independientemente de su nivel de educación, clase social e incluso poder adquisitivo. Y es que este nuevo tipo de analfabetismo no distingue sexo o profesión.

Conocer la definición de analfabetismo tecnológico no es suficiente para comprender las consecuencias que implica este fenómeno de la modernidad. Sin embargo, es el primer paso para que los implicados comiencen a tomar conciencia de sus repercusiones en materia educativa y el inicio para pensar en proponer soluciones y estrategias para erradicarlo.


La tecnoeducación

La modernización y el desarrollo tecnológico han originado nuevos alfabetismos que van más allá del simple hecho de no saber leer y escribir, indicó el doctor Enrique Pieck Gochicoa, investigador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (Inide).

Según explicó, hay nuevas nociones de analfabetismo y entre ellas está el manejo de un segundo idioma y el analfabetismo tecnológico, referente a las destrezas computacionales o del campo de la informática. Hoy es crucial entender inglés (cual idioma ya universal) y saber usar la computadora, dijo.

Es inquietante que ante altos porcentajes de analfabetas, cerca de 8 por ciento en la población de 15 años y más, venga una oleada de cambios y desarrollos que traen consigo la necesidad de nuevas competencias, comentó.

El doctor Pieck añadió que no basta con sólo saber leer y escribir. Se requieren, apuntó, nuevas competencias para la vida y para el trabajo que permitan enfrentar un entorno de permanente cambio.

Sin embargo, leer y escribir aún son competencias fundamentales y necesarias como plataforma básica para adquirir y acceder a las nuevas competencias; es decir, a las nuevas nociones y prácticas de alfabetización, señaló el doctor Pieck, quien coordina la línea de "Educación, Trabajo y Pobreza".

Breve, comentó: "Nos enfrentamos a un doble reto, a un doble rezago, pues no acabamos de combatir el analfabetismo tradicional y ya nos presiona la necesidad de alfabetizar ?de hacer llegar? a estas poblaciones las nuevas competencias para la vida".

Por su parte, el doctor Javier Loredo, académico del Departamento de Educación de la Ibero, explicó que el analfabetismo tecnológico, además de lo anterior, también implica desconocer el funcionamiento de un teléfono celular, tal vez un reproductor de DVD, quizá un iPod, o una cámara digital.

Un analfabeta tecnológico "es aquella persona incapaz de manejar cualquier elemento tecnológico, que puede ir desde el radio y la televisión hasta una video casetera", dijo.

El doctor Javier Loredo agregó que los nuevos alfabetismos son un problema muy grave en materia de educación, ya que crean grandes diferencias entre la población. Pero sobre todo la educación pública es la más afectada, declaró.

Hace cuatro años, recordó, el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE) hizo un diagnóstico de la disponibilidad y uso de la tecnología educativa. El estudio reveló que estaban equipando con computadoras un gran número de escuelas públicas.

Sin embargo, apuntó, no ha habido logros significativos, porque se piensa que con dotar de los equipos el resto vendrá solo, además los programas puestos en marcha son insuficientes para todas las zonas que se necesita alfabetizar tecnológicamente.

Y en otros proyectos, continúo, se ha logrado conformar un aula de cómputo ?equipada con 20 máquinas? por escuela, lo que genera un problema de acceso y equidad pues el número de estudiantes por plantel puede ir de 600 a 800.

"En consecuencia, el tiempo que le toca trabajar a un alumno frente a una computadora es mínimo. Y esto hace que su aprendizaje con respecto a las nuevas tecnologías como la computación sea lento", comentó.

Estudios internacionales señalan que existe una gran diferencia entre el acceso a la tecnología por estudiantes de países del tercer mundo, con respecto a los del primer mundo. En el caso de los primeros es mucho menor, dijo a su vez el maestro Francisco Alvarado García, también del Departamento de Educación.

Los empleos requerirán cada vez más "el uso de tecnologías de información y comunicación, de tal manera que los sistemas educativos tendrán que preocuparse porque los estudiantes tengan acceso a los nuevo equipos tecnológicos, pero sobre todo ?dijo? dominio sobre de ellos".


Rezago educativo, pero al doble

Los estudiosos de la educación coinciden en que hay un gran rezago educativo en el país. En 2005 las personas de 15 años y más que no habían completado su educación básica sumaron 35 millones, lo que representa 46.6 por ciento de este grupo de población y cerca de la tercera parte del total nacional, comentó el doctor Pieck.

Pero "¿cómo atender en el plano educativo y de formación para el trabajo a una población con déficit en competencias básicas (no ha culminado su ciclo básico), que ha dejado la educación detrás y se enfrenta ahora al reto de incorporarse al mundo del trabajo, pero en muchos casos sin contar con las competencias técnicas y laborales?", se preguntó el doctor Pieck.

Si bien existen ofertas de educación tecnológica en diferentes niveles, tales como los Centros de Capacitación Para el Trabajo Industrial (Cecati) en el nivel medio básico, y el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) o los Cebetis en el nivel medio superior, el doctor Pieck se preguntó sobre la calidad de estas ofertas, y sobre los alcances y pertinencia para las necesidades de las poblaciones que habitan en sectores de pobreza. Es lamentable, señaló, que no se tenga una política de Estado sobre formación para el trabajo.

El analfabetismo tecnológico también es un factor de exclusión, explicó por su parte el maestro Francisco Alvarado, y dijo que quien no sabe manejar la tecnología "es excluido de la participación social o económica".

Las repercusiones son muy graves, manifestó. Van desde menos oportunidades laborales y bajos salarios, hasta la imposibilidad de enfrentar situaciones de la vida cotidiana relacionadas con las nuevas tecnologías.

Y son más vulnerables las personas con mayores carencias económicas, aunque puede darse en cualquier nivel educativo o estrato social. "Un diseñador que no salga preparado con las nuevas herramientas tecnológicas estará fuera del mercado.

"También afecta a los profesionistas en ejercicio, quienes no fueron formados en el ambiente de las nuevas tecnologías, pero con las transformaciones de los nuevos tiempos hoy se enfrentan a nuevas necesidades. Si no se actualizan, ellos se encontrarán en un papel de analfabetas", advirtió el maestro Alvarado.

Y es que quien no es un analfabeta tecnológico hoy, puede serlo mañana, mencionó Manuel Delgado, director de imarketing.es. En un artículo que escribió sobre el analfabetismo tecnológico, el experto comentó que puede permanecer latente durante años, sin causar el mínimo problema, y de pronto surgir a la hora de un cambio en el entorno.

Este sería "el caso sufrido por miles de directivos de nivel medio a la hora de afrontar una renovación tecnológica en sus empresas. De la noche a la mañana es necesario disponer de conocimientos que, en algunos casos, escapan a las posibilidades de muchos por diversos motivos".

Una visión tecnológica

Para los maestros Edgar Ortiz Loyola y Waldo Cervantes, de la Coordinación de los Programas de Ingeniería Electrónica y de Comunicaciones, el analfabetismo tecnológico surge por la rápida evolución de cualquiera de las tecnologías modernas.

Los cambios se dan tan rápido, explicaron, que muchas personas no alcanzan a asimilar los nuevos retos educativos. "Y eso hará que en determinado momento todos tengamos algo de analfabetas", comentó el maestro Edgar Ortiz Loyola, coordinador de la licenciatura.

Las transformaciones tecnológicas son tan rápidas que, por ejemplo, cuando han pasado tres años y por fin terminas de pagar una computadora, ya es obsoleta, destacó por su parte el maestro Waldo Cervantes.

Tecnología no es sinónimo de computadora, manifestaron los expertos. Por el contrario, es una herramienta que se puede usar para mejorar un abrelatas. Porque la finalidad de la tecnología es hacernos la vida más fácil.

Asimismo enfatizaron que antes de erradicar el analfabetismo tecnológico hay que enseñar a una gran parte de la población a leer y escribir. "No podremos dar más pasos si antes no se atienden los problemas esenciales de la educación", dijo el maestro Cervantes.

Además, agregó el maestro Ortiz, una educación basada sólo en el cómputo no es una mejor educación. Es una buena iniciativa poner computadoras en zonas rurales, aunque falta vincular los programas computacionales con las realidades de la gente, por ejemplo, relacionadas con el medio ambiente, la reforestación, la agricultura, etcétera.

La realidad

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en su Informe sobre el Desarrollo Humano 1999, menos de 7 por ciento de las personas de los países subdesarrollados poseen o tienen acceso a Internet, 10 por ciento tiene correo electrónico, en menos de 5 por ciento de los hogares hay ordenador y menos de uno por ciento está conectado a la red.

En África la situación es trágica, pues el parque de ordenadores representa 0.1 por ciento del mundial, en la mayoría de los países no llega a 10 mil el número de usuarios de Internet, donde hay 1.7 líneas telefónicas por cien habitantes (contra 37 por cien en Europa), y la conexión con la red es prácticamente imposible fuera de las capitales.

Aunado a eso, los ordenadores introducidos son obsoletos, y tanto los programas como las máquinas han supuesto una total dependencia tecnológica de los países ricos. En África del Sur, por ejemplo, 75 por ciento de las escuelas no tienen línea telefónica. Entre los años 1986 y 1990, Zambia tuvo un éxodo de siete mil profesores debido a los recortes presupuestarios del gobierno.

De acuerdo con el doctor Jorge Alberto Machado, el equipamiento es una necesidad, pero para la superación del analfabetismo tecnológico se requieren instituciones y personal calificado. Así la tendencia obra en favor de la concentración y de las políticas educativas desiguales que generan más exclusión y diferenciación social.

En las Consideraciones sobre la Dimensión Ideológica de la Globalización, la Realidad Virtual y sus Contradicciones (2001), publicado en Internet: http://www.forum-global.de/soc/bibliot/machado/ideologl.htm, el experto señala que la desproporción de recursos entre los habitantes de los diferentes rincones del mundo es algo que contradice el más optimista de los discursos relacionados con la expansión de red.

"Según el consorcio gestor de la red, en julio de 2000 un grupo de cerca de 50 países ?la mayoría formada por las naciones más pobres del mundo? todavía no tenían más que una docena de dominios en la red. Incluso algunos como Zaire, Guinea Bissau, Laos o Liberia no poseen ningún dominio en la red. En el opuesto, países como Japón o Alemania tienen cerca de 3.4 y 1.9 millones de dominios registrados, respectivamente, en sus extensiones locales. De los 93.047.781 dominios registrados en toda la red mundial (ISC, 2000), se puede calcular con seguridad que por lo menos 25 por ciento tienen base en Estados Unidos, lo que corresponde a más de 23 millones de dominios de este país en el mundo virtual.

Combate al analfabetismo tecnológico

Los académicos Francisco Alvarado y Javier Loredo afirmaron que el analfabetismo tecnológico es un problema multicausado. Sin embargo, la pobreza es una de las variables importantes en cuanto a la posibilidad de asistir a la escuela o acceder a las tecnologías de información y comunicación.

También se relaciona con que en las escuelas no haya maestros capacitados, lo cual impedirá ofrecer a los estudiantes educación de calidad, dijo.

Los expertos aclararon que aunque desde hace tiempo se han iniciado algunas acciones para erradicar el analfabetismo tecnológico, todavía falta tarea por hacer. Así, mientras se crean más bibliotecas públicas, deberían establecerse más talleres equipados con las nuevas tecnologías.

"El rezago educativo es un problema estructural. No puede ser sólo atendido desde la escuela, tiene que ver con factores económicos y políticas de diversa índole. Se tendrán que tomar medidas de carácter pedagógico, educativo, institucional, etcétera para solucionarlo".

Por su parte, el maestro Edgar Ortiz, dijo que erradicar el analfabetismo tecnológico no sólo es tarea de la sociedad. El reto también es para los desarrolladores de tecnología, pues ellos "deben hacer interfases de usuario que sean más intuitivas y muy naturales para el ser humano. Por ejemplo, que no sea para una ama de casa un infierno encender la computadora para meter una receta de cocina".

Concluyó: "Al contrario de lo que muchas personas hacen, que es negar los avances de la tecnología, debemos enfrentarla y usarla. Esa sería una estrategia inmediata para combatir dicho analfabetismo tecnológico".

Fuente: UIA


Fuente: UIA





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad