Noticias

¿Cómo es el consumo de agua en el Distrito Federal?

      
En Iztapalapa sólo 13 por ciento cree que el agua es de buena calidad pero no la toma 87 por ciento de la población. Foto: Flickr. Autor: jeff_golden
En Iztapalapa sólo 13 por ciento cree que el agua es de buena calidad pero no la toma 87 por ciento de la población. Foto: Flickr. Autor: jeff_golden
Los hogares del Distrito Federal gastan alrededor de cuatro mil 600 millones de pesos al año en agua embotellada, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de diversas unidades académicas de la Universidad Autónoma Metropolitana, en el cual se revela que 77 por ciento de este gasto es absorbido por conocidas marcas embotelladoras, así como por expendios de agua purificada.

La doctora Delia Montero Contreras, investigadora del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa y coordinadora del grupo multidisciplinario que intervino en el proyecto Calidad y disminución de la demanda de agua en el Distrito Federal, dijo que es necesaria una política pública encaminada a dar certeza a los capitalinos acerca de lacalidad del agua que reciben en su hogar y con ello disminuir el gasto en agua embotellada.

Señaló que la investigación iniciada en 2011 y concluida recientemente, se propuso diversos objetivos entre los que destaca la realización de una encuesta en el DF sobre consumo y percepción del agua, así como la toma de muestras de agua en distintas delegaciones que, dijo, en general resultó de buena calidad, excepto en Iztapalapa.

Explicó que realizaron una encuesta entre los capitalinos para saber su percepción sobre la calidad del agua de la red, los consumos acostumbrados por los usuarios (si toman o no agua de la llave), así como determinar el gasto en agua de garrafón o de botella, lo que resulta relevante porque “aunque la gente tenga la percepción de que el agua es de buena calidad, no la bebe”.


Resultados del estudio

De acuerdo con la encuesta levantada en 2011 realizada a 689 viviendas “cada una de las cuales fue representativa de mil 900” en todas las delegaciones del Distrito Federal, 98.5 por ciento del consumo de agua de los hogares encuestados se consume al interior de la vivienda y sólo 1.5 se utiliza en actividades externas como el lavado de autos, banquetas y riego de jardín, lo que habla de que “sí ha habido un cambio hacia la cultura del ahorro del agua”.

Del consumo al interior de la vivienda  62 por ciento se destina al aseo personal; al lavado de ropa 22.7, al de trastes 9.43, al aseo de pisos 1.51, a la preparación de alimentos dos por ciento y sólo 0.22 por ciento es agua para beber, cifra mínima, pero que al final de cuentas resulta la más cara porque en su mayoría se compra embotellada, comentó la investigadora.

La encuesta revela también que sólo 13 por ciento de los hogares bebe agua de la llave, aunque utiliza diversos métodos para garantizar su pureza (hervirla, por ejemplo) en tanto que 87 por ciento compra agua de garrafón en una cantidad cercana a los tres mil 194 metros cúbicos.

De lo anterior se concluye que el gasto anual de los hogares en agua embotellada en el Distrito Federal es de cuatro mil 683 millones de pesos, en un servicio que debiera ofrecer el Estado.

En relación con la percepción de los capitalinos respecto a la calidad del agua, sostuvo que más de la tercera parte (38 por ciento) considera que su agua es buena; sin embargo, esta percepción cambia drásticamente por delegación.

En Iztapalapa sólo 13 por ciento cree que el agua es de buena calidad pero no la toma 87 por ciento de la población, por ejemplo.

Estos datos revelan que los habitantes de la ciudad de México pueden tener una buena o regular percepción de la calidad del agua, pero se resisten a beberla por distintos factores, lo cierto “es que somos consumidores cautivos porque aunque el agua es buena preferimos tomarla embotellada”.

La doctora Delia Montero subrayó la necesidad de impulsar una política pública orientada no sólo a mejorar la calidad sino a que se ofrezca certeza a los consumidores, en sus recibos, de la calidad del agua que llega de la red, informando si viene libre de bacterias y metales, la cantidad de cloro que se le agregó, entre otros datos, tal como ocurre en el etiquetado de ciertos productos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.