• ¿Quién eres?

Noticias

La Ibero publica Codo a codo: un libro que analiza el machismo en el arte

      
Portada del libro Codo a Codo. Foto: Ibero
Portada del libro Codo a Codo. Foto: Ibero
En las enciclopedias de historia del arte nacional y en los diccionarios de artistas mexicanos ha persistido un desequilibrio de género perpetuador de la idea de que la mayoría de las mujeres que han incursionado en el arte destacó en su ramo gracias al apoyo o acompañamiento de sus parejas artistas masculinas.

Así lo señala la doctora Dina Comisarenco Mirkin, coordinadora del libro Codo a codo: parejas de artistas en México, nueva publicación de la Universidad Iberoamericana, y responsable de la exposición del mismo nombre que tuviese lugar en la Ibero en abril de 2012.

Según la experta entre interrelaciones de género, cultura y sociedad en el arte y diseño mexicanos, este volumen colectivo, que reúne 19 ensayos y testimonios alrededor de 20 parejas de artistas mexicanos del siglo XX y los albores del XXI, tiene como fin el estudio comparativo de la inserción social y del reconocimiento que cada miembro de dichas parejas obtuvieron durante su propia vida; analizar las influencias temáticas, estilísticas e ideológicas compartidas y particulares presentadas en su obra, así como señalar la recepción crítica que cada uno recibió en el transcurso del tiempo.

De esta forma, Codo a codo: parejas de artistas en México analiza a parejas de creadores como Nahui Olin y Dr. Atl; Tina Modotti y Edward Weston; Lola y Manuel Álvarez Bravo; María Izquierdo y Rufino Tamayo; Elena Garro y Octavio Paz, o Frida Kahlo y Diego Rivera, entre otras importantes duplas creativas.
 
 
¿Machismo inconsciente?

Para la académica del Departamento de Arte de la Ibero, el simple hecho de que muchas biografías de creadoras mexicanas incluyan menciones del compañero artista varón ha sido un elemento que tácitamente señala como imprescindible la presencia del hombre para entender o justificar el desarrollo artístico de la mujer. Sin embargo, no sucede lo mismo al contrario, pues en muchas ocasiones el dato de la pareja artística femenina no se menciona en las biografías de los artistas varones, pues “se entiende” que no es un elemento importante para comprender el proceso creativo del hombre.

Además, señaló Comisarenco, en diversos estudios especializados se insiste en dar detalle de la vida íntima sentimental de las mujeres artistas, minimizando en consecuencia la importancia de su obra y dando a entender que ésta fue solamente una vía de escape a problemas afectivos profundos (en particular el tema recurrente de la falta de hijos, interpretado usualmente como la raíz de su impulso creativo). Por el contrario, en los trabajos dedicados a sus compañeros masculinos, las vidas personales no suelen abundar en esos detalles, pues su condición de creadores se asume “de forma natural e independiente de sus circunstancias personales”.

De esta forma, la creencia de la supuesta soledad del “genio creador”, en masculino, fuertemente arraigada en el mundo occidental, ha sido uno de los factores que han influido en la desatención académica del estudio de los artistas en relación con sus parejas y colegas.

Así, a lo largo del libro, los autores interpretan la forma en que los artistas abordaron en su obra la visión de los distintos géneros, perpetuando o desafiando algunos de los estereotipos de la femineidad y la masculinidad en diversas etapas de la historia moderna y contemporánea de México.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.