Noticias

Libertad de expresión, derecho humano fundamental que sigue en peligro

      
En muchos países el ejercicio de la libertad de expresión no es favorable. Foto: Universia
En muchos países el ejercicio de la libertad de expresión no es favorable. Foto: Universia

Este año, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha elegido oportunamente el tema "Hablar sin riesgo: Por el ejercicio seguro de la libertad de expresión, como eje de las preocupaciones de la comunidad internacional, que va más allá de un simple lema representativo de una fecha conmemorativa y busca llamar la atención frente a esta situación con acciones urgentes.

El clima del ejercicio de la libertad de expresión no es favorable en distintas regiones del mundo, así lo destacan diversas organizaciones como el Centro de Protección a los Periodistas de Nueva York (CPJ, por sus siglas en inglés), que en su informe sobre el Índice de Impunidad 2013 subraya que las investigaciones sobre los asesinatos de periodistas en el mundo no han tenido, en términos generales, una conclusión definitiva, lo que sin duda abona en la impunidad de estos delitos.

Irak encabeza esta lista, ya que en la última década no se han logrado resolver los casos de 93 periodistas asesinados. Le sigue Somalia, país que además de enfrentar graves casos de impunidad, en estos días ha sido mencionado por la crisis de hambruna que azota al país y que no ha logrado sacudir la conciencia mundial.

En otra región del mundo, Filipinas continúa esperando la resolución de las pesquisas sobre 55 periodistas muertos en los últimos diez años, al igual que en Sri Lanka, Afganistán, Pakistán, Rusia, Nigeria e India.

En la región latinoamericana, el CPJ ve con preocupación que en Colombia existen ocho casos de periodistas asesinados sin resolver en los últimos diez años, mientras en Brasil nueve y en México las investigaciones sobre las muertes de 15 comunicadores siguen esperando su turno. Si sumamos esos datos al indicativo de la organización Freedom House de que el año pasado sólo uno de cada seis habitantes en el mundo vive en un país donde hay “prensa libre”,  es claro que hay poco que festejar.

En 2012, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, condenó el asesinato de 121 comunicadores, casi el doble de los hechos ocurridos entre 2010 y 2011, aunado a que en la última década más de 600 periodistas han sido asesinados en el mundo y no todos como resultado de la cobertura en situaciones bélicas.

Las amenazas contra los periodistas, las organizaciones que los defienden y la impunidad, abonan en contrario a nuestros derechos y a la democracia como práctica cotidiana. Ante ese panorama, se vuelve un imperativo impulsar medios e iniciativas de comunicación fortalecidas, libres, plurales e independientes que proporcionen las condiciones de seguridad para sus periodistas y comunicadores que contribuyan para que los ciudadanos tomemos decisiones cada vez más informadas.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.